Blog

¿Sabías que un bebé que llora no es malo?

Publicado el 2 noviembre 2020 - #Conocimientos

bebé psicología rabietas sueño cólicos

«Es un bebé muy bueno, nunca llora.” ¿Os suena esta frase?


Es muy común ver cómo relacionamos a los bebés «buenos» con la ausencia de conductas que nos asustan o nos sobrepasan como adultos. No saber por qué llora un bebé nos genera frustración y angustia, pero es importante recordar que los bebés lloran para expresar sus necesidades físicas y emocionales, es su sistema de supervivencia.

Hay muchas dudas alrededor del llanto de los bebés: ¿Qué hago cuando mi bebé llora? ¿Es bueno que lo coja o es mejor que espere a que se le pase?

Hay dos enfoques en este tema. El primero, aconseja no atender al bebé para que no utilice el llanto como forma de atención. El segundo, recalca el llanto como la única manera de expresión de necesidades de los bebés.

Vamos a poner un ejemplo para reflejar estos enfoques. Imagina que te doliera mucho la tripa o que tuvieras mucho miedo, o que te sintieras muy cansado y quisieras compartirlo con una figura importante en tu vida. Ahora imagina que mientras estás intentando expresarte esa persona se va de la habitación y te deja ahí, sin escucharte. ¿Crees que eso te ayudaría a estar mejor? Seguramente la respuesta sería que no, y sin embargo, los adultos tenemos herramientas para poder regularnos de manera independiente, algo que los bebés no han desarrollado y tardarán un tiempo en desarrollar.

¿Por qué lloran los bebés?

Por todo lo que hemos comentado anteriormente es importante hablar del porqué lloran los bebés.

bebé llanto psicología infantil

El llanto puede estar relacionado con necesidades emocionales o con necesidades físicas.

El llanto emocional es el más sencillo de reconocer ya que cuando le coges en brazos para de llorar. Esto se debe a que, por su ausencia de autorregulación emocional, necesitan a sus figuras de referencia para poder regularse (sentirse seguros, calmados, etc.).

Por otro lado aparece el llanto físico. Este es el que más angustia nos produce como adultos por la dificultad para conseguir que el bebé se calme. Puede relacionarse con muchos factores, desde el dolor (por cólicos, dientes, malestar…) hasta el hambre o el sueño.

Los bebés no tienen la capacidad de autorregulación y como hemos comentado cuando un bebé llora nos está expresando sus necesidades, por lo que es importante dar respuesta para calmar y ayudar a regularse al bebé, generando un entorno seguro en el que se atienden sus necesidades. Coger al bebé en brazos es la manera a través de la que nos vinculamos con él y a través de la que generamos un espacio de seguridad.

Es importante recordar que las primeras interacciones del niño con el mundo van a ser determinantes en su desarrollo. La manera en la que se relacionan con sus cuidadores y la forma en la que se ven cubiertas sus necesidades puede sentar las bases de sus relaciones con el mundo y consigo mismos.