Blog

Cómo reconocer a un narcisista

Publicado el 19 marzo 2021 - #Conocimientos

¿Sabrías reconocer a una persona que se comporta como un narcisista? En el manual DSM-5 donde se recogen todas las patologías mentales, el trastorno de personalidad narcisista está definido como:

Patrón dominante de grandeza (en la fantasía o en el comportamiento), necesidad de admiración y falta de empatía, que comienza en las primeras etapas de la vida adulta y se presenta en diversos contextos, y que se manifiesta por cinco (o más) de los hechos siguientes:

  1. Tiene sentimientos de grandeza y prepotencia (p. ej., exagera sus logros y talentos, espera ser reconocido como superior sin contar con los correspondientes éxitos).
  2. Está absorto en fantasías de éxito, poder, brillantez, belleza o amor ideal ilimitado.
  3. Cree que es “especial” y único, y que sólo pueden comprenderle o sólo pueden relacionarse con otras personas (o instituciones) especiales o de alto estatus.
  4. Tiene una necesidad excesiva de admiración.
  5. Muestra un sentimiento de privilegio (es decir, expectativas no razonables de tratamiento especialmente favorable o de cumplimiento automático de sus expectativas).
  6. Explota las relaciones interpersonales (es decir, se aprovecha de los demás para sus propios fines).
  7. Carece de empatía: no está dispuesto a reconocer o a identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. Con frecuencia envidia a los demás o cree que éstos sienten envidia de él.
  9. Muestra comportamientos o actitudes arrogantes, de superioridad.

Cómo sabéis, nosotros trabajamos desde el contextualismo funcional, base de las terapias contextuales y desde estas terapias se ofrece una alternativa conductual, contextual y funcional que aborda los problemas psicológicos de las personas y su propio auto-concepto.

reconocer a un narcisista

El trastorno narcisista de la personalidad, desde FAP (Psicoterapia Analítico Funcional) tendría como factores causales el aprendizaje y establecimiento de un Yo inestable. Las personas que lo tienen se han desarrollado en un ambiente familiar donde no han recibido afecto, amor, ni atención a sus necesidades básicas. Tampoco le han valorado sus opiniones o ideas de una manera congruente, pero sí han sido reforzados por su conducta social aparente. De esta forma aprenden que han de mostrarse encantadores, bellos, poderosos, afables, hábiles socialmente, etc. Su «yo» está bajo control de los otros porque necesitan alabanzas y elogios de una forma superficial. Como resultado, estas personas dependen excesivamente de reforzadores externos como la admiración, el elogio, los cumplidos y/o los regalos. El Yo narcisista estaría en un plano superior a los demás y si no obtiene admiración de los demás, o no son el centro de atención en una reunión de grupo, escapan de la situación social.

Por lo tanto, algunas características que podemos destacar son:

  • Tienden a competir : “tengo que ser el mejor”.
  • Suelen tener problemas en sus relaciones sociales y con sus parejas.
  • Intentan ser perfeccionistas.
  • Tratan de ser el centro de atención en las reuniones sociales.
  • Sienten inseguridad cuando no son “los mejores” en algo y para compensarla tienden a exagerar sus logros.
  • Les cuesta ser empáticos.
  • Sus valores se reducen a ellos mismos.
  • Buscan ser alagados por los demás de forma constante.
  • Basan su autoestima en los piropos que les dicen los demás.

Hay personas que parecen muy seguras de sí mismas, que no dudan, que lo tienen todo bajo control. Muchas veces podemos envidiar estas actitudes. Sin embargo, no siempre se sienten así. Muchas veces esas actitudes se manifiestan para encubrir carencias afectivas o disfrazar la autoestima.

Todo ello causa mucho malestar en la persona y en las personas que les rodean. Desde nuestro gabinete trabajamos para que estas personas se sientan en consonancia con sus valores. Ayudamos a que su identidad se estabilice y no necesiten basar su autoestima en las alabanzas de los demás.

Además, contrarrestamos los efectos de ese ambiente invalidante que comentábamos anteriormente dando valor a la persona, a lo que siente, piensa o quiere, expresando sus emociones, pensamientos y deseos propios. Teniendo en cuenta el contexto social en el que interacciona.

La ilustración es de nuestra directora de arte Laura Calvo.