Blog

Discusiones de pareja ganar o perder

Publicado el 29 enero 2021 - #Conocimientos

27.DIALOGO

Las discusiones en pareja suelen ser un tema recurrente en consulta. En muchas ocasiones solemos escuchar frases como:

<<El otro día, discutí con mi pareja. Y pensé, «esta vez, tengo que ganar yo». No puede ser que, siempre que discutimos, acabe con la sensación de que ella sale ganando y yo perdiendo.>>

Es muy habitual sentir que una discusión es como una batalla. Cosas como las del párrafo anterior se suelen escuchar en consulta. Ya sea en terapia de pareja o por otros motivos, es muy habitual conceptualizar las discusiones con la pareja en términos de ganancias o pérdidas.

Además, podríamos argumentar que esto es así porque desde siempre el ser humano ha entendido que las discusiones o se ganan o se pierden. Y que, por tanto, en pareja o gana uno o el otro. Y, claro, si no gano yo, entonces gana el otro. Y si gana el otro, pues ¡pierdo yo!

Por lo tanto, se suele construir la dinámica de la pareja en torno a ese intercambio entre cosas que ganamos y perdemos. Así, las discusiones suelen ir centrándose cada vez más en esos aspectos en los que, generalmente, uno siente que pierde.

De esta forma, muchas personas que acuden a consulta por problemas de pareja suelen hacerlo en estos términos.

Discutimos mucho.

Siempre se sale con la suya.

Siento que nunca se hace lo que yo quiero.

Nunca nos ponemos de acuerdo.

Venimos para dejar de discutir.

Cada miembro de la pareja se construyó una torre desde la que protegerse y repeler los ataques del otro. Una torre infranqueable, robusta y rígida. Inflexible. Al lado opuesto de la del otro.

Todo lo que parezca que puede acabar en discusión se vuelve peligroso. Como un duelo de película, los dos miembros de la pareja se miran el uno al otro con desconfianza, la mano junto a la pistola. Sólo por si acaso. <<Yo dispararé primero. A la mínima que vea un movimiento sospechoso, disparo.>>

Llega un momento en que los motivos por los que se discute ya no importan.

En ACIMUT, trabajamos los problemas de pareja desde el marco de la Terapia Integral de Pareja. Desde este enfoque, se utilizan todas las estrategias que han demostrado eficacia científica para el tratamiento de los problemas de pareja y se introducen aspectos de las Terapias de la Tercera Generación como la aceptación, el compromiso y los valores.

Desde este enfoque, las discusiones adquieren una dimensión diferente. En vez de centrarnos en sobre qué se discute o por qué se discute se busca entender cómo y para qué se discute.

Cuando nos centramos en la función que tienen para cada uno de los miembros de la pareja el acto de discutir descubrimos que, en muchas ocasiones, se discute precisamente sobre eso.

Se acaba discutiendo sobre discutir y no sobre el tema que había que abordar.

Cuando discuto PARA ganar. Cuando discuto PARA no perder. Estoy perdiendo.

photo-1480903110326-bd0f1fa4c78b-1024x684

Estoy perdiendo el sentido de mi relación, menoscabando el valor del afecto.

En el espacio en el que coexiste nuestra relación o ganamos juntos o perdemos juntos. La pareja es un espacio psicológico de cooperación, de valores compartidos.

Aceptar las diferentes formas en las que discutimos, centrados en el problema, como un equipo, juntos frente a las adversidades, nos acerca, nos une.

Si ganas tú, gano yo. Si gano yo, ganas tú. Si siento que estoy perdiendo, nos perdemos.

Porque perder también significa eso: extraviarse, desviarse del camino que habíamos trazado.

No hay nada de malo en perderse. A veces, sirve para encontrar nuevos caminos y atajos hacia los lugares hacia los que nos encaminamos.

Si perdemos juntos, nos encontramos juntos.

La ilustración principal es de Laura Calvo

Nadie nos cuenta que las relaciones son complicadas.

Leer más