Blog

¿Has oído hablar del coitocentrismo?

Publicado el 10 febrero 2021 - #Conocimientos

has oído hablar del coitocentrismo

¿Has oído hablar del coitocentrismo? Se trata de la creencia de que las relaciones sexuales completas son aquellas en las que existe penetración. En este sentido existe la creencia de que las relaciones sexuales empiezan y terminan con el coito. De hecho, generalmente las relaciones sexuales heterosexuales terminan con la eyaculación masculina.

El resto de la práctica sexual ha sido considerado a lo largo del tiempo como los famosos “preliminares” que desatienden el placer sexual y no se han considerado parte del sexo.

Las relaciones sexuales van más allá de la penetración: las caricias, tocamientos, sexo oral, los besos y la estimulación manual también forman parte de la experiencia sexual.

El sexo es cualquier práctica sexual que produzca excitación.

Se habla mucho de dos tipos de orgasmos: el clitoriano y el vaginal. La realidad es que sólo existe un tipo de orgasmo: el clitoriano. La diferencia está en cómo se alcanza: a través de la estimulación directa del clítoris o a través de zonas erógenas como la vagina o los pezones. La mayoría de las mujeres no pueden llegar al orgasmo únicamente a través de la penetración.

¿Imagináis que él pene fuera relegado a un segundo plano en el acto sexual? ¿Relegarlo a los preliminares? Eso es lo que ha sucedido con el clítoris desde hace mucho tiempo. Un órgano con más de 8000 terminaciones nerviosas del que sólo podemos ver un mínima parte de su tamaño.

Algunos estudios

La mayor parte de las mujeres tiene orgasmos mediante la estimulación directa del clítoris. Sólo un 25% de las mujeres tiene orgasmos mediante la penetración, es decir mediante la estimulación indirecta del clítoris.

Os mostramos los resultados de algunas investigaciones:

  • El 86,80% de las mujeres heterosexuales no logran el orgasmo en las relaciones sexuales con penetración.
  • El 13,20% de las mujeres heterosexuales alcanzan el orgasmo con la penetración.
  • El 45,15% de las mujeres heterosexuales alcanzan el orgasmo a través de la estimulación directa del clítoris.
  • El 24,37% de las mujeres heterosexuales han llegado al orgasmo a través del coito y la estimulación simultanea del clítoris.

Teniendo en cuenta estos datos, ¿por qué le damos tanta importancia a la penetración? ¿Por qué pensamos que haber tenido sexo con alguien es haber tenido un coito?

Tenemos que remontarnos a 1905. En aquél momento, Sigmund Freud consideraba que las mujeres «auténticas y hechas y derechas» tenían «orgasmos vaginales». Acuñó este término para referirse a los orgasmos «maduros» que son los que se obtienen a través de la penetración de un hombre.

Sólo hay un orgasmo femenino. Aunque hay muchas maneras de alcanzarlo. No hay una manera más o menos madura de llegar a él.

¿Qué más nos ha influido a creer que las relaciones sexuales se reducen al coito?

Por un lado, es indiscutible que la pornografía mainstream ha tenido un papel relevante. En este tipo de pornografía el sexo se reduce considerablemente al placer masculino o al pene. Se nos olvida a veces que se trata de una ficción y que ese tipo de relaciones no son reales.

Asimismo, en las películas tampoco se suele mostrar cómo los personajes disfrutan de su cuerpo. El hombre y la mujer después de cuatro besos pasan directamente a la penetración y al cabo de dos minutos la mujer ya alcanza el orgasmo.

La realidad es que no nos han educado en el sexo. No nos han explicado qué es, cómo conectar con él o qué variables pueden afectar al desempeño del mismo.

¿Cómo nos afecta?

Todo esto afecta a dos conceptos claves: la intimidad y la sexualidad. Cuando el sexo se centra únicamente en la penetracion nos perdemos el abanico de posibilidades que nos da la sexualidad. Conectar con la otra persona con los ojos, con la boca, con las manos, con las palabras…

Las expectativas del sexo nos invitan a tener relaciones sexuales que se vivirán con ansiedad y presión:

Tengo que tener el pene erecto el máximo tiempo posible

¿El tamaño de mi pene conseguirá hacer que disfrute mi pareja?

Tengo que comenzar el coito ya para no perder la erección

Expectativas del coito de las mujeres:

Si no alcanzo el orgasmo es mi culpa

Si me masturbo mientras mantenemos el coito parecerá que no me gusta lo que está haciendo

¿Es normal que no disfrute en todas las posturas?

Tengo que alcanzar el orgasmo cuánto antes

Estas reglas verbales acerca del sexo terminan afectando a nuestro bienestar sexual. Nos generan tales expectativas que terminamos sintiendo ansiedad y finalmente dejamos de conectar con la actividad sexual. De hecho, pueden incluso generar problemas como impotencia, falta de deseo sexual o eyaculación precoz.

Por ello, podemos ajustar las expectativas de las relaciones sexuales y reeducarnos en el sexo. Atender y darle la misma importancia a todas las interacciones que podamos tener en el sexo: besos, caricias, tocamientos… y no sólo a la penetración.

En cualquier caso, si sientes que no terminas de conectar con la experiencia sexual o estás encontrando muchas dificultades para disfrutar de tus relaciones sexuales (ya sea en pareja o en soledad), acudir al psicólogo para abordarlo te pondrá en el camino del disfrute, la comprensión y la experiencia plena de tu sexualidad.

La ilustración es de la artista Laura Calvo.