Blog

Conflictos familiares

Publicado el 26 marzo 2021 - Sin categoría

conflictos familiares

En el día a día de una familia es habitual que surjan conflictos. Algunos pueden ser nuevos, otros pueden ser recurrentes, algunos pueden terminar y algunos quedar en suspenso o para otro momento.

Los conflictos familiares y su abordaje desde la psicología nos ofrecen una oportunidad estupenda para hablar de un enfoque terapéutico denominado terapia sistémica.

La terapia sistémica surge en los años 50 del pasado siglo como resultado de aplicar la teoría de sistemas a la psicología, en concreto para establecer un estudio científico de las dinámicas familiares.

¿En qué consiste la terapia sistémica?

En esencia, la terapia sistémica plantea que la familia es un sistema complejo conformado por sistemas individuales. Estos sistemas individuales que se corresponderían con los distintos miembros de la familia. Así, las relaciones que se establezcan entre los distintos miembros de la familia, entre los distintos elementos del sistema, tenderán a mantener un cierto equilibrio.

La terapia sistémica plantea que la familia, como sistema, plantea una serie de reglas explicitas e implícitas que buscan alcanzar ese equilibrio. Identifica que los distintos modos de comunicarse y relacionarse entre los distintos miembros de la familia buscarán establecer y mantener ese equilibrio.

De este modo, los intentos por obtener ese equilibrio, entendidos como la búsqueda activa de satisfacción de las necesidades individuales y del grupo familiar, pueden generar tensiones y disputas entre los miembros de la familia.

Finalmente, observando las interacciones entre los distintos miembros de la familia, cómo se comunican y qué tipo de relaciones desarrollan se puede establecer un modelo del sistema familiar.

A través de estos principios, la terapia sistémica suele diferenciar entre tres tipos básicos de dinámicas familiares:

  1. Triangulación: es una dinámica familiar disfuncional que se genera dentro de la familia. Ocurre cuando dos miembros de la familia se encuentran en conflicto y uno de ellos busca el apoyo directo de otra persona de la familia para ponerle en contra del otro miembro del conflicto. Es decir, un padre y una madre están en conflicto y la madre se intenta aliar con la hija en contra del padre. También, el padre intenta aliarse con la hija en contra de la madre. En este caso podríamos decir que la hija está triangulada. Básicamente, cuando alguien intenta triangularnos es que intentan meternos en medio de una disputa en vez de solucionarlo por sí mismos.
  2. Coalición: es otra dinámica familiar disfuncional en la que varios miembros del sistema se alían en contra de uno. Por ejemplo, los progenitores se alían en contra de su hijo. La unión de la pareja se hace más fuerte al haber encontrado a un «enemigo» en común.
  3. Alianza: dos o más miembros del sistema familiar se unen para alcanzar un objetivo común. Las alianzas en los sistemas familiares suelen funcionar para el beneficio de los aliados sin que haya conflicto con otros miembros de la familia.

Aunque la terapia sistémica no es nuestro enfoque principal de trabajo, introducimos aspectos de las relaciones y conflictos familiares en nuestros abordajes terapéuticos.

Como hemos planteado en otras ocasiones, en ACIMUT trabajamos principalmente desde un enfoque contextual y funcional. Entendiendo la familia como un contexto concreto e introduciendo aspectos de la terapia sistémica procuramos ofrecer a las personas que acuden a consulta con problemas de familia la atención más completa posible y con aval científico de resultado.

El esquema de esta entrada de blog es de nuestra directora de arte Laura Calvo.