Blog

El dilema de las redes sociales

Publicado el 19 septiembre 2020 - ¡Alerta Spoiler!

Redesalerta

Hace unos días se estrenó en Netflix el documental: «El dilema de las redes sociales». En él vemos cómo diferentes empleados y exempleados de empresas de redes sociales nos cuentan cómo funcionan desde dentro.

En el documental hablan de muchos temas, de la repercusión política y social del uso de las redes sociales. Nosotros queremos compartir las partes relacionadas con la psicología que hay detrás de todo esto.

El dilema de las redes

En el documental nos cuentan que todo lo que hacemos en internet se mira, se mide y se rastrea: en qué imagen te paras a mirar y durante cuánto tiempo la miras, a que das me gusta, cuánto tiempo estás en cada página web, etc. Todos estos datos se introducen en sistemas que se encargan de hacer predicciones sobre lo que vamos a hacer y lo que somos. Construyen modelos que predicen nuestras acciones.

El objetivo de todo esto es predecir el tipo de contenido que hará que estemos conectados el mayor tiempo posible y, para ello, necesitan nuestra atención constante, así que las redes sociales compiten por ella.

«Nuestra atención es el producto que pagan los anunciantes». Pero va más allá: el producto es el cambio en tu comportamiento y en tu percepción.

Estás empresas tienen 3 objetivos principales:

  • El conocido engagement, es decir, que aumentes tu uso y sigas haciendo scroll ( subir y bajar la pantalla a la espera de actualizaciones).
  • El objetivo de crecimiento: que vuelvas una y otra vez y que invites a amigos para que ellos inviten a otros amigos.
  • El objetivo de publicidad: asegurarse de que mientras pasa todo lo anterior ganan dinero con la publicidad que eligen para tí.

Las redes sociales tienen un modelo de negocio que consiste en hacer que la gente esté pegada a la pantalla.

Para tenernos «enganchados» a las redes sociales emplean algo que en psicología se conoce como refuerzo intermitente. Cada vez que actualizamos la página de una red social sabemos que habrá algo nuevo y esa novedad puede que nos interese, como muchas otras veces. Esa incertidumbre mantiene la conducta de scroll y hace que no paremos de repetirla. Esto mismo es lo que sucede con las máquinas tragaperras. Cuando tiras de la palanca no sabes si te va a tocar el premio. Lo que sí sabes es que en algún momento habrá premio. Y por ese motivo sigues tirando.

¿Controlas tú a la máquina o la máquina te controla a tí? Cuando aparece una notificación en tu móvil, ¿decides verla o automáticamente la miras dejando todo de lado?

El uso de las redes sociales se ha convertido en un hábito. Está tan implantado que forma parte de nuestro día a día hasta tal punto que nuestras relaciones sociales, nuestros gustos y nuestra identidad queda influenciada por las aplicaciones. Y todo ello sin que nos demos cuenta.

Hemos creado un mundo en el que las conexiones por internet se han hecho imprescindibles. Hemos puesto el engaño y la manipulación en el centro de todo lo que hacemos.

Jeff Seibert

Cuando estamos conectados a las redes sociales, cuando vemos algo que nos gusta o cuando nos ponen un comentario nuestro cerebro genera dopamina. La dopamina es una sustancia que se segrega en el circuito del placer del cerebro. La Doctora Anna Lembke afirma que los seres humanos tenemos un imperativo biológico básico que nos hace querer conectar con otras personas. Un vehiculo como las redes sociales, que optimiza la conexión entre personas, es algo potencialmente adictivo.

¿Sabes qué cosas hacen que tu cerebro segregue esta sustancia?

Las drogas, el juego, el sexo, la comida…

El cerebro se acostumbra a recibir una cantidad determinada de dopamina al día y, si no se la damos, nos sentimos más tristes, furiosos, o ansiosos.

Todo esto fomenta que cuando sentimos cualquier emoción «negativa» necesitamos coger el teléfono para sentirnos un poco mejor… Aunque sólo sea durante un pequeño periodo de tiempo.

Estamos condicionando a la gente para que cuando se sienta insegura, con miedos o tristes cojan su propio chupete digital para no enfrentarse a esas emociones.

Tristan Harris

¿Cómo puede afectar esto a la autoestima?

Los cirujanos han acuñado un nuevo síndrome: «Dismorfia de snapchat». Se refiere a pacientes que quieren operarse para parecerse más a sus selfies con filtros.

Estos son algunos de los datos más alarmantes que se han encontrado con la aparición de las redes sociales:

  • Aumento del 62% de mujeres hospitalizadas por autolesionarse en edades comprendidas entre los 15-19 años y en un 189% en niñas entre 10-14 años.
  • Aumento de las tasas de suicidio en un 70% en edades comprendidas entre 15-19 años y un 151% en edades entre 10-14 años.

Hemos evolucionado para que nos importe si gustamos a las personas de nuestra tribu pero no hemos evolucionado para que la aprobación social nos llegue cada 5 minutos. La experiencia no nos ha preparado para eso.

adicción a las redes sociales

Se ha visto un aumento descomunal en la depresión y la ansiedad en niños y adolescentes. Vuelven del colegio y se conectan a sus aparatos. Toda una generación más ansiosa. Más frágil. Más deprimida. Comparándose sin parar con un estándar de belleza poco real.

Entendemos que este documental puede llegar a ser algo abrumador. Por eso, os damos algunas indicaciones sobre cómo emplear las redes sociales e internet de una manera responsable con nosotros y con la salud mental.

  • Trata de seguir a gente que piense diferente a lo que piensas tú: Las redes están hechas a partir de un logaritmo que muestra un contenido similar. Por eso si, por ejemplo, sigues a muchas mujeres que hacen mucho ejercicio y hacen muchas dietas las redes sociales se encargarán de recomendarte, casi exclusivamente, a este tipo de mujeres. Pasará igual con dietas, productos de adelgazamiento, etc.
  • Tú decides si ver las notificaciones: Normalmente cuando nos salta una notificación la vemos automáticamente, casi sin pensar. ¿Qué te parece si paras unos segundos y decides si quieres ver esa notificación o no?
  • Desactiva notificaciones de algunas redes: ¿Es necesario que tengas activadas las notificaciones de todas las redes? Desactivas las que no sean imprescindibles para ti.
  • Revisa un día a la semana el tiempo de uso en tu teléfono: Hoy en día todos los móviles dan la opción de revisar el tiempo que empleamos en el teléfono. Quizá al verlo te sorprenda y quieras elegir el tiempo que pasas en estas redes.
  • Un día a la semana de conexión con el mundo: un día a la semana sin pantallas para conectar con el mundo en el que vivimos.
  • Antes de compartir piensa en la repercusión que puede tener. Cerciórate de que la información que compartes es verdadera. Las redes están llenas de consejos que son nocivos para la salud mental.

En cuanto a los niños y adolescentes recomendamos:

  • Negociar con adolescentes el tiempo de móvil. Seria interesante preguntarles cuanto tiempo les gustaría estar con el móvil y después comprobar juntos el tiempo de uso que han hecho en los últimos días. En todos los móviles existe esta opción.
  • Desde nuestro punto de vista no recomendamos a los niños menores de 13 años el empleo de las redes sociales. En caso de utilizarlas recomendamos revisar el tipo de contenido al que tienen acceso y controlar el tiempo de uso con ellos.
  • Fortalecer la autoestima y hablar sobre el uso de filtros en las fotografías

En el documental plantean una pregunta: «¿Cómo te despiertas de Matrix si no sabes que estás en Matrix?

A nosotros, después de ver este documental nos viene a la cabeza la frase de Antonio Vega en Lucha de Gigantes: «En un mundo descomunal siento mi fragilidad… Me da miedo la enormidad donde nadie oye mi voz». Y, ¿sabéis?, a nosotros también nos da miedo esa enormidad donde nadie oye tu voz. Un lugar donde podría quedar únicamente el eco de lo que intentamos ser, sin serlo. De lo que otros quieren que seamos, sin elegirlo.

En muchos alertas spoiler os hemos recomendado ver series y películas. Este Alerta Spoiler es diferente porque estamos usando un medio como las redes sociales e internet para poner de manifiesto aspectos nocivos o peligrosos que se encuentran en la base intrínseca de estos medios. Entendemos la aparente contradicción que esto puede plantear.

Sin embargo, como psicólogos ejercemos de forma constante el derecho a elegir, a decidir qué función queremos atribuirle a las cosas que hacemos, a decidir qué consideramos valioso y a luchar por ello. Por tanto, que este Alerta Spoiler sirva para constatar que conocer y profundizar, observar y atender, escuchar lo distinto y diverso, emprender acciones y caminos nuevos y que, en definitiva, cambiar es posible.

Esperamos de verdad que veáis este documental y que, si queréis, nos contéis qué os ha parecido.