Blog

Estoy pensando en dejarlo memoria y vejez

Publicado el 17 octubre 2020 - ¡Alerta Spoiler!

Estoy pensando en dejarlo

Avisamos: toda esta entrada de blog se puede considerar un spoiler sobre Estoy pensando en dejarlo.

Estoy pensando en dejarlo habla sobre memoria y vejez. Puede parecer un spoiler de la película, pero realmente es una explicación.

Estoy pensando en dejarlo es una película traicionera desde el principio. Emplea las estructuras habituales del cine para poner de manifiesto una idea muy poderosa: las cosas que pensamos, generalmente, las vivimos como la verdad.

Esa sería la premisa principal de la película y, desde un punto de vista psicológico, es una idea a la que nos enfrentamos con mucha frecuencia en consulta. Desde el punto de vista de las terapias contextuales estaríamos hablando de una fusión con el pensamiento.

Estoy pensando en dejarlo empieza con la voz en off de una mujer. Nos va contando que está pensando en terminar su relación con Jake y, mientras nos lo cuenta, vemos imágenes de una casa vacía. Desde el comienzo, la película establece que la protagonista es esa mujer. Porque escuchamos lo que dice, está casi siempre en plano y la acción la sigue a ella casi todo el tiempo.

Por lo tanto, como espectadores, en principio no dudamos de las intenciones de la película. Asumimos que lo que nos muestra, lo que escuchamos y lo que vemos, es cierto y real.

Tan cierto y tan real como cuando escuchamos nuestra propia voz en nuestra cabeza pensando cosas. De eso, generalmente, no se duda. Por lo tanto, cuando en el cine escuchamos una voz en off, que simboliza lo que piensa el personaje, no dudamos de su veracidad.

estoy-pensando-en-dejarlo-demencia-1024x683

Sin embargo, la cosa empieza a torcerse rápidamente cuando asistimos poco a poco a escenas cada vez más extrañas e incómodas. Se crea la sensación de que está sucediendo algo que no debería, que la sucesión de acontecimientos no es la adecuada y lógica y empezamos a sentirnos incómodos.

Podemos asumir que esa incomodidad terrorífica que traslada la película es la que debe de sentir una persona que intenta recordar cuando sufre Alzheimer o demencia.

Los recuerdos se agolpan y entremezclan unos con otros, las historias se repiten y se desarrollan de formas similares pero con altibajos extraños. Todo tiene un sentido extraño y a la vez que resulta familiar, no se termina de explicar correctamente.

Estoy pensando en dejarlo no trata sobre la mujer que vemos al principio. Asistimos a los recuerdos fragmentados de Jake.

Estoy-pensando-en-dejarlo-1024x768

Todo lo que vemos en la película son los recuerdos de un hombre que sufre Alzheimer (igual que su padre), y que está haciendo un esfuerzo grande por recordar y repasar su vida.

El dolor de sentirse solo le lleva a repasar todas aquellas veces que intentó presentar a sus padres a sus distintas novias. Por eso el nombre de ella, su forma de vestir, su trabajo, su personalidad, o la edad de los padres cambian entre escenas. Porque no son la misma persona, aunque en los recuerdos fragmentados por el Alzheimer se entremezclen y cueste distinguirlas.

Las personas que sufren Alzheimer se pueden llegar a sentir muy solas y confusas y, además, la sociedad suele tener dificultades para acoger y acompañar a las personas mayores.

Consideramos que Estoy pensando en dejarlo habla de la soledad de la vejez de una manera muy inteligente y necesaria en estos tiempos en los que la pandemia ha tenido sus efectos más devastadores con los más mayores.

La reinterpretación del cartel de la película es de la artista Laura Calvo.