Blog

HIPNOSIS CLÍNICA

Publicado el 16 diciembre 2021 - #Conocimientos

la hipnosis no es como en las peliculas

La hipnosis clínica es una técnica psicológica que se puede emplear como complemento a la terapia. No obstante, muchos autores plantean que la hipnosis es una experiencia psicológica de intensa absorción que lleva a la experimentación de estados placenteros. Además, puede ocurrir espontáneamente mientras la persona se ocupa de una tarea muy motivadora que exija mucha concentración.

Por ejemplo, este estado psicológico puede alcanzarse cuando estamos absort@s leyendo un libro o cuando nos sumimos en nuestras fantasías aislándonos de todo lo que nos rodea. También ocurre cuando «nos metemos» dentro de una película, cuando nos dejamos llevar por la música o cánticos religiosos o cuando estamos muy emocionad@s jugando a un videojuego.

¿Qué es y para qué sirve la hipnosis?

️La hipnosis es una técnica sugestiva que aprovecha un estado de profunda implicación emocional para facilitar cambios conductuales y emocionales. En esencia, entrar en hipnosis es entrar en un espacio mental en el que las cosas que se nos dicen o nos decimos se sienten y viven como profundamente reales. Además, la hipnosis ha demostrado una gran eficacia y sus efectos se han corroborado a nivel médico, dándose cambios a nivel cerebral.️

️La hipnosis es una técnica segura siempre que la haga un psicólogo profesional y entrenado. La persona hipnotizada siempre tiene el control sobre lo que está sucediendo, es decir, que si no quieres que se te hipnotice por muchos esfuerzos que haga el psicólogo no servirá de nada.

️Además, la hipnosis no funciona con todo el mundo con la misma intensidad. Las personas que son más sugestionables son más susceptibles de obtener buenos resultados con el uso de esta técnica. ️

Esta técnica ha demostrado ser eficaz para diferentes tipos de problemas:

¿QUÉ MITOS HAY DE LA HIPNOSIS?

MITO 1: la hipnosis implica pérdida de control

Esta es una de las creencias más establecidas de la hipnosis. No obstante, la hipnosis no implica pérdida de control. La persona hipnotizada puede por ejemplo mentir u ocultar información.

Siempre que un profesional cualificado emplee la hipnosis no tiene que haber ningún riesgo. Sin embargo, es importante que haya una buena relación entre el hipnotizado y el hipnotizador para que este último se deje llevar.

MITO 2: el hipnotizador tiene un «poder especial» para inducir la hipnosis

En los programas de TV, en el circo y en el cine se muestra a los hipnotizadores como personas con un poder sobre los demás y esto no es así. Si uno no quiere es imposible hipnotizarle por mucho que se intente. De hecho, esta técnica es un trabajo de dos: el hipnotizado tiene el papel más relevante en todo este proceso, es el auténtico protagonista.

MITO 3: en hipnosis se hace todo lo que el hipnotizador quiera

En relación con el mito anterior, este mito está muy extendido. En películas, novelas, series de TV u obras de teatro se representa al hipnotizador como una persona con un poder especial que es capaz de doblegar la voluntad de las personas a las que hipnotiza para que actúen de acuerdo a los designios del hipnotizador. Esto, en realidad, no es posible. La persona hipnotizada mantiene en todo momento la capacidad para escoger. En hipnosis nunca harás nada que no quieras hacer.

MITO 4: la hipnosis crea dependencia

Es cierto que en el estado hipnótico se está muy a gusto. A los pacientes les gusta estar hipnotizados, les gusta la sensación placentera de calma, relajación y mente despejada que se alcanza durante la hipnosis. No obstante, no crea dependencia, puesto que los procesos cerebrales del circuito de la recompensa asociados a las adicciones y a las dependencias no se activan ni se ven involucrados de la misma forma. Es como si dijéramos que la relajación crea dependencia en la misma medida que lo hace la heroína.

MITO 5: la hipnosis requiere de una actitud pasiva por parte del hipnotizado

Para que la hipnosis funcione es fundamental que el paciente tenga una actitud activa. La hipnosis no solo consiste en imaginar y dejarse llevar, el paciente ha de emplear estrategias durante el proceso. El psicólogo guía el proceso mediante un protocolo y habiendo preparado la sesión con antelación. Requiere de la colaboración estrecha entre el psicólogo y la persona.

En Acimut entendemos la hipnosis clínica como una herramienta terapéutica muy potente y útil en procesos de trauma. Empleamos la hipnosis como técnica que facilita el afrontamiento de emociones y situaciones de carácter traumático que no pueden abordarse de forma tradicional por su impacto. La hipnosis clínica facilita enfrentarse a estas situaciones desde la compasión, la colaboración, la empatía y el esfuerzo de la persona. No es invasiva y respeta los tiempos y necesidades de la persona.

La ilustración es de nuestra directora de arte Laura Calvo